¡Qué Curioso!

¿Qué es y cómo afecta a tu mente la "luna azul" que se verá esta semana?

El término belewe quedó abreviado como blwe y luego se transformó en blue, y así pasó a la cultura latina traducido como "azul".

¿Qué es y cómo afecta a tu mente la "luna azul" que se verá esta semana?

Se denomina Luna azul (traducción del inglés blue moon) a la segunda luna llena ocurrida durante un mismo mes del calendario gregoriano (el usado habitualmente en Occidente), lo que sucede aproximadamente (en promedio) cada 2,5 años1​ y, originalmente, al tercer plenilunio cuándo en una estación cualquiera del año se dan cuatro lunas llenas en lugar de tres. El fenómeno «Luna azul» cobró popularidad cuando se produjo dos veces en 1999 (enero y marzo). Los medios de comunicación reseñaron ampliamente el acontecimiento, poco conocido hasta entonces. Naturalmente, en el mes de febrero de 1999 no se produjo ninguna luna llena.

uizás te hayas fijado en que en nuestro calendario lunar de octubre anunciamos que el sábado 31 tenemos lo que se conoce como luna azul. Este año, para darle más emoción, cae en la noche de Halloween, que podremos celebrar bajo su luz... Pero ¿sabes lo que es la luna azul? ¿De qué color es realmente? ¿Cómo te afecta?

¿Qué es la luna azul?

Seguramente recuerdes que cantantes como Billie Holiday o Frank Sinatra, entre muchos otros, confiaron sus anhelos de amor a una luna azul en una célebre canción. Blue moon you saw me standing alone, without a dream in my heart…

Ahora bien, esa luna azul inspiradora de melancolías nada tiene que ver con el fenómeno lunar que se produce este año. De hecho, la luna azul, o blue moon en inglés, ni es triste ni es verdaderamente azul.

Luna azul no es más que el nombre que se da a la segunda luna llena del mes, algo que se produce cada cierto tiempo.

Dos lunas llenas en el mismo mes: octubre de 2020

Si miras el calendario verás que en octubre habremos tenido dos lunas llenas, una a principios de mes y otra a finales, concretamente los días 1 y 31. La del día 31, la noche de Halloween, sería nuestra famosa luna azul.

Esto se debe a que la luna llena se produce cada 29,5 días, que sería lo que dura un mes lunar. Por eso, si la luna llena cae a primeros de mes puede haber tiempo para que la luna vuelva a verse llena a finales de ese mismo mes.

Hace dos años tuvimos dos lunas azules en el mismo año, en enero y en marzo, un fenómeno muy inusual. Este año solo tenemos una y habrá que esperar a agosto de 2021 para que vuelva a producirse una "luna azul".

En los años en que se produce una luna azul contamos con 13 lunas llenas en lugar de 12. Al mismo tiempo, puede darse el caso de que alguna estación cuente ese año u otro diferente, según como caiga, con 4 lunas llenas, en lugar de 3, que es lo habitual.

A la cuarta luna llena de la estación se la conoce como luna azul estacional y suele salir reflejada en los almanaques de los agricultores. La siguiente luna azul estacional que veremos en el calendario será el 22 de agosto de 2021. No nos podremos quejar: cuatro noches de verano con luna llena.

Por qué se le llama azul si no es azul

El nombre induce a error y mucho se ha especulado sobre por qué se le llama así, sin que haya una respuesta clara.

La teoría más extendida es que viene del inglés medieval belewe, que significa "traicionar", y que llevó después a blue, "azul". En origen se habría referido, pues, a una luna traicionera.

Sin embargo, otras teorías apuntan a posibles orígenes de lo más variopinto, como que antiguamente se creía que esa luna daba mala suerte (el color azul se asocia a la tristeza) o que el nombre viene de la expresión inglesa once every blue moon, utilizada para referirse a algo que pasa de uvas a peras.

Sea como fuere, la segunda luna llena de un mes, o en su caso de una estación, no es verdaderamente azul.

A veces la luna se ve azul, pero no es lo mismo

Efectivamente, la luna se puede ver de color azul en otras circunstancias. Y, en este caso, sí que podríamos decir que el fenómeno es raro y poco frecuente.

Lo que hace que se tiña de color es la presencia de polvo o humo de cenizas en la atmósfera, cuando se trata de partículas medianamente grandes. Las partículas dispersan la luz roja y hacen que la luna parezca azul. Lógicamente, la luna no tiene por qué ser llena para verse de este color.

Algunas erupciones volcánicas han provocado este fenómeno a lo largo de la historia, como la erupción del volcán Krakatoa en Indonesia, en 1883, el de El Chichón de México, en 1983, el de Santa Helena de Estados Unidos, en 1980, o el de Pinatubo de Filipinas, en 1991.

Pero salvo que los volcanes nos sorprendan no veremos la luna de color azul este año. Un incendio forestal sí podría hacer en algunos casos que la luna se viera azulada.

Cómo nos influye la luna azul

Ya hemos visto que la luna azul no es azul y que no tiene por qué hacernos sentir tristes. O no más de lo que pueda hacernos sentir cualquier luna llena, si es el caso. Sin embargo, los agricultores y todos aquellos que se fijan en las influencias de la luna en la Tierra quizá quieran tenerla en cuenta.

La luna azul no es más que otra luna llena y así habrá de entenderse su influencia, sin que tenga nada de especial porque se le llame azul o porque coincida en el calendario con otra en el mismo mes: la coincidencia no es mágica, sino fruto de la manera como hemos estructurado los calendarios, tal y como veremos más adelante.

Aun así algunas personas celebran sus rituales para honrar su influencia. La luna llena se relaciona con la culminación y consumación, se considera una buena influencia para concretar proyectos.

En tiempo de luna llena la energía física se renueva rápidamente, aunque el momento también puede venir acompañado de una mayor agitación y, a veces, de insomnio. La luna llena se considera favorable asimismo para la meditación.

En 2020, la segunda luna llena de octubre se produce en su curva ascendente en el hemisferio norte (y descendiente en el hemisferio sur), coincidiendo con un periodo fruto según el Calendario de agricultura biodinámica de Maria Thun.

En general, se considera que en luna ascendente la savia de la planta se dirige con más fuerza hacia arriba. Esto hace que los periodos de luna ascendente sean buenos para realizar injertos y para cosechar frutos más jugosos.

En cambio, la luna descendente lleva los líquidos de las plantas hacia abajo, hacia las raíces. Por eso en los periodos de luna descendente se recomienda cosechar tubérculos, podar, replantar o talar.

¿Cada cuánto se produce una luna azul?

La respuesta es sencilla: aproximadamente cada dos años y medio o cada tres años podemos tener luna azul. La mayoría de años con luna azul habrá solo una, es decir, solo un mes con doble luna llena, pero a veces se produce el inusual fenómeno de que haya dos lunas azules en el mismo año, como ocurrió en 2018.

Para saber por qué se produce este fenómeno de doble luna llena en un mes o luna azul, conviene comprender cómo funciona el calendario lunar respecto al calendario solar y, sobre todo, qué es un ciclo metónico.

El calendario solar se basa en el tiempo que tarda la Tierra en girar alrededor del Sol. Su división por meses no se corresponde con los ciclos lunares, que duran 29,5 días, aunque en los calendarios se suelen recoger ambos aspectos, la división por meses y, dentro de estos, la parte correspondiente de cada ciclo lunar.

El ciclo metónico corresponde al tiempo que tarda el calendario lunar en sincronizarse o realinearse con el calendario solar, es decir, en repetirse y coincidir el comportamiento de la luna y los días de cada mes.

¿Y cuánto dura ese ciclo metónico? Pues nada menos que 235 meses lunares, lo que equivale a 19 años del calendario por meses.

Y ahí está el secreto: en 235 meses lunares vemos 235 lunas llenas, pero solo transcurren 228 meses solares. Tenemos, pues, 7 lunas más que meses a lo largo de 19 años, que son las que hacen que algunos años tengan 13 lunas en lugar de 12 y, por tanto, luna azul.

Esas 7 lunas de más repartidas entre 19 años nos dan la frecuencia con que aparece la luna azul: exactamente cada 2,7 años.

Por eso podemos anticipar que tendremos luna azul en agosto de 2023, en mayo de 2026, de nuevo dos veces en enero y marzo de 2029... y seguiremos contando.

Basándose el origen del término en el calendario gregoriano, su uso se difundió medieval. La traducción castellana no es del todo completa, ya que la expresión proviene del inglés blue («azul»), el cual a su vez viene de una deformación del inglés antiguo belewe, que en realidad significa «traidor», ya que una luna adicional en la primavera implicaba extender el ayuno de la cuaresma.2​ Entre tres y siete veces en cada siglo hay dos lunas azules en un mismo año. Debido a que el mes de febrero es el único cuya duración es inferior al ciclo lunar, la primera siempre se produce en enero y la segunda, en orden decreciente de probabilidad, en marzo, abril o mayo.3​ Se observaron dos lunas azules el 2 y 31 de diciembre de 2009, coincidiendo que el 31 de diciembre de 2009 hubo un eclipse parcial de luna, cuyo plenilunio fue en diciembre.

El término belewe quedó abreviado como blwe y luego se transformó en blue, y así pasó a la cultura latina traducido como "azul". Así, según el significado de belewe se trataría de una luna traidora, aunque lo que realmente sería traidor es el mes gregoriano de 31 días en el sentido de que su duración es 1.5 días más que el mes natural marcado por la luna, de 29.5 días. La propia palabra inglesa month tiene como raíz moon y de hecho significa "lunar", pero ocho de los "meses" del calendario gregoriano (romano cristiano) no son lunares, y cuando se da la casualidad de que el inicio de un mes de 31 días coincide con la fase llena se da un mes belewe o belewe month, blwe month, y de ahí evoluciona por analogía sonora como blue month y blue moon. Al no ser un evento astronómico sino una curiosidad cultural del calendario cristiano también se le llama belewe month o mes traidor, denominación menos popular pero más coherente con el sentido original. El mes traidor no existe en las culturas que usan calendarios lunares, como la judía y la musulmana para las que el calendario es sagrado, creación de Dios (Yahvé, Alláh), y por ello perfecto y parte de la religión. La luna azul también la ocupan para hacer trabajos, es decir, amarres de amor etc.