Nacionales

Trasladan a Lenin 'N' al penal varonil de Santa Martha tras su detención en Monterrey

Castigaba a sus propios operadores encadenándolos, forzados a trabajar sin sueldos en la construcción de sus propiedades al punto de asesinarlos como represalia

Trasladan a Lenin 'N' al penal varonil de Santa Martha tras su detención en Monterrey

Lenin Jonathan Canchola Martínez era uno de los narcos más buscados de la Ciudad de México hasta su arresto en Nuevo León, a miles de kilómetros del territorio en que conformó su grupo criminal comenzando como una célula de choque que ascendió para dominar la venta de drogas en la zona Poniente de la capital del país

Sus tácticas, previsiones, operadores y lujos llegaron a su fin tras desatar el caos en las alcaldías Cuajimalpa, Álvaro Obregón y Magdalena Contreras, donde pactaba con funcionarios, amenazaba a vinculados en la política, pero también mostraba su crueldad entre los mismos integrantes de su facción.

De acuerdo con los reportes consultados por Infobae México, Canchola Martínez es conocido en el mundo criminal como el Lenin, el Carnal, Señor de la L y/o el General. Labores de inteligencia permitieron ubicarlo en Monterrey, destino que ocupaba para ocultarse, al igual que otras entidades en México.

Con pasado ligado a un clan delictivo, este sujeto comenzó su trayecto en los Claudios, célula donde se desempeñaba como operador para invadir predios, así como extorsionar a comerciantes y locatarios. Fue identificado en ese grupo a finales de 2019, cuando ya se conocían intervenciones de su líder, Claudio González González, ligado al alcalde priista de Cuajimalpa, Adrián Ruvalcava.

El Lenin tenía nexos con la Unión Tepito a través de Pedro Ramírez, el Jamón, jefe de la organización asentada en el barrio bravo de la colonia Morelos y quien cayó detenido en esa época. Incluso durante el arresto del capo, éste sospechó que su captura había sido una traición del integrante de los Claudios.

Los informes revisados por este medio señalan que el vínculo se mantuvo con el llamado cártel chilango y Canchola Martínez fundó otro grupo de choque denominado los Malcriados 3AD y/o Tercera Acción Destructiva. Ya con esta facción fortaleció su alianza para operar en las tres alcaldías donde despuntó.

Ahí, el Lenin era responsable por vender y distribuir droga en grandes cantidades para que fueran comerciadas en dosis. Coordinaba y ordenaba asesinatos de rivales para imponerse en el dominio territorial, lo que llevó a generar una ola de violencia que azota las demarcaciones.

Los agentes de inteligencia identificaron que Canchola Martínez se escondía en el Estado de México, Guerrero, Oaxaca, San Luis Potosí, Querétaro y Nuevo León. Sus operadores manejaban un bajo perfil y vivían en domicilios rentados. Ellos eran instruidos para que no revelaran ubicaciones.

Otra de las tácticas para pasar desapercibido era cambiar de equipo y número telefónico. Para eso utilizaba dígitos internacionales por poco tiempo. Pero nada de eso le funcionó más, quedó asegurado cuando viajaba a bordo de un vehículo en las inmediaciones de un local comercial ubicado en la calle Francisco I. Madero, en la zona centro de Monterrey, con droga y un arma de fuego.

Como muestra del resto de sus lujos, se le capturó portando una sudadera Philipp Plein valuada en 21 mil pesos mexicanos. Así como un pants de 5 mil pesos más y tenis Moschino de siete mil pesos. Más de 30 mil pesos en la pura vestimenta.