Nacionales

DEA iniciaría investigación contra López Obrador por liberación de Ovidio Guzmán

"Bajo cualquier circunstancia en la que el presidente de México ordenó la liberación de un capo del narcotráfico, la sola aceptación de su participación directa en el hecho lo convierte en sospechoso y cómplice de un cártel contra el que hemos luchado toda la vida". DEA

DEA iniciaría investigación contra López Obrador por liberación de Ovidio Guzmán

La reciente absolución del general Cien Fuegos de parte de la autoridad mexicana tras su solicitud de extradición, encendió la alarma de la agencia norteamericana encargada del combate a las drogas, sobre todo, porque fue el mismo presidente mexicano quien argumentó que la DEA (Drug Enforcement Administration), fabricó pruebas para incriminar al ex general del Ejército Mexicano.

En opinión de algunos miembros de la agencia, el hecho de que el presidente de México tenga una relación tan "cordial" con la familia de uno de los capos más grandes de la historia, Joaquín Guzmán, hoy preso en los Estados Unidos, resulta alarmante para la seguridad no solo de los mexicanos, sino para el resto de los países de América.

"Nunca en la historia, un presidente mexicano se había manifestado tan benevolente con la familia de Guzmán Loera, por lo menos no abiertamente. Se trata de un cártel contra el que hemos peleado durante décadas, un cártel que mató a miles de inocentes, entre los que se cuentan varios de nuestros agentes, que colaboraban con las agencias de investigación de México, lo que se vive es un hecho sin precedentes. Existen indicios suficientes para pensar que el gobierno mexicano y el ejército del país, por instrucciones directas del presidente, fueron instruídos para llevar una relación "cordial" con el Cártel de Sinaloa, sobre todo con sus cabezas. Es por eso que esta administración será mucho más rígida ante cualquier solicitud de extradición que involucre a cualquier persona sobre la que tenemos pruebas que los vinculan a operaciones ilícitas de tráfico de drogas y lavado de dinero; si el gobierno de México es laxo, o prefiere cerrar los ojos ante esta realidad, nosotros no podemos permitirlo. No descartamos que en un futuro cercano, el presidente mexicano y algunos de sus principales colaboradores puedan ser sujetos a una investigación, igual que hoy sucede con Genaro García Luna y con Emma Coronel (Esposa de Joaquín Guzmán)".

De acuerdo con la fuente al interior de la DEA, existe un expediente en el que figuran varios nombres de importantes funcionarios del gobierno de México, entre ellos destaca el nombre de Alfonso Durazo, antes Secretario de Seguridad y hoy candidato a Gobernador del estado de Sonora. A Durazo se le vincula como un operador directo de la liberación de Ovidio Guzmán, tras su detención en Culiacán, Sinaloa en Octubre de 2019; pero en el expediente también figura el nombre del presidente mexicano, pues él mismo aceptó, semanas después, que Ovidio Guzmán si fue capturado y liberado después por su orden directa, tras ser presionado por circunstancias en las que como él mismo dijo: "se protegieron la vida de personas inocentes".

"La ley internacional es clara; no existe una forma en la que se puedan evadir las consecuencias penales de la confesión tácita en la responsabilidad de la liberación de un criminal buscado por el gobierno de Estados Unidos; estamos seguros de que aún tratándose del presidente de México, en su momento tendrá que enfrentar a la justicia, entonces se determinará su inocencia o culpabilidad en uno de los hechos más vergonzosos que ha tenido la historia del combate al narcotráfico internacional".