Nacionales

¡Adiós Chester! ¿Qué sigue después de quitar a personajes de alimentos?

La Secretaría de Salud comenzó a regular el etiquetado de alimentos: en una primera fase, se pusieron sellos a los alimentos que pudieran ser altos en sodio, en grasas trans, grasas trans, azúcares o calorías.

¡Adiós Chester! ¿Qué sigue después de quitar a personajes de alimentos?

Sin duda, todos los integrantes de la familia tienen voz al momento de elegir la comida que se llevarán a la mesa. Desde los padres hasta los más pequeños seleccionan entre miles de productos qué es lo que quieren comer. Uno de los factores que entra en esta decisión es la publicidad que no siempre va dirigida a todas las edades. La Secretaría de Salud comenzó a regular el etiquetado de alimentos. En una primera fase, se pusieron sellos a los alimentos que pudieran ser altos en sodio, en grasas trans, grasas trans, azúcares o calorías, también se les colocó pequeñas leyendas, que mencionan que podría causar efectos nocivos a la salud, pero una de las más polémicas fue quitar a los personajes de los envoltorios.

Es por esto que desde hace unas semanas se comenzaron a observar envolturas sin personajes caricaturescos como Chester de Chettos o El Tío Sam de los Frooty Loops, Tigre Toño de las Zucaritas y en algunos casos al Osito Bimbo, sobre todo de las etiquetas en donde se incluyen los sellos de exceso.

La segunda fase que comienza en abril, pero que ya se está viendo en algunos productos, es cuando los personajes de caricatura, deportistas o famosos desaparecen de los productos de comida chatarra como fue el caso de Chettos que en sus últimos comerciales hace referencia que Chester se irá del etiquetado. "En abril ya no podrá haber tucanes, deportistas, todo este tipo de estrategias que invitaban a los niños a comer y les hacían daño. Se van a tener que eliminar e invitarlos a comer, personajes de película y todo eso, eso es en abril", comentó Simón Barquera.

Luego de la segunda fase, que se espera sea en dos años, se comenzará con una fase en donde se revisarán los criterios donde se volverán más exigente, aunque eso dependerá de los resultados de la actual estrategia de salud. "Si la gente lo usa muy bien, a lo mejor se considera que este punto de corte es suficiente, si a pesar de los esfuerzos no hay una mejora, se pensara en una siguiente fase donde sería más estricto", comentó. Durante esta etapa, el también investigador dijo que se piensa que la industria pueda reformular algunos de sus alimentos, es decir, hacer alimentos cada vez más saludables que aunque se recorra el criterio y se haga más estricto, puede no tener los sellos.