Internacionales

Reino Unido completa su ruptura con la Unión Europea

El país corta sus lazos con el mercado único y la unión aduanera de la UE

Reino Unido completa su ruptura con la Unión Europea

El Reino Unido cortó completamente este jueves sus lazos con la Unión Europea al llegar al término del periodo de transición pos Brexit, lo que pone fin definitivamente a sus 48 años de pertenencia al bloque.

A las 23:00 horas de Londres (5:00PM hora central de México), medianoche en gran parte de la Europa continental, el reloj marcó el momento histórico en que el país abandonó definitivamente el mercado único y la unión aduanera de la UE, más de cuatro años después de que los británicos votasen -el 23 de junio de 2016- a favor del Brexit.

A partir de ahora, el Reino Unido, como ha insistido el Gobierno, se convierte en país con control de sus aguas, libertad de negociar acuerdos comerciales con países fuera del bloque comunitario, sujeto únicamente a sus propias leyes y bajo jurisdicción de sus tribunales.

En el plebiscito de 2016, el 51.9% votó a favor del Brexit y el 48.1% en contra, con una participación del 72.2%, mucho más alta que en elecciones generales británicas.

Esta noche, con esta ruptura sin precedentes en el proyecto europeo iniciado tras la II Guerra Mundial, el Reino Unido deja atrás una relación ambivalente y tormentosa con la UE.

El debate sobre lo bueno y lo malo de estar en la UE ha estado siempre presente entre los políticos de distintas extracciones, pero han sido los conservadores de Boris Johnson lo que han tenido en las últimas décadas más problemas internos por el fuerte euroescepticismo.

Paradójicamente, fueron los "tories" los que metieron al Reino Unido en la entonces Comunidad Económica Europea (CEE) en 1973 bajo el mandato de Edward Heath, primer ministro entre 1970 y 1974.

Heath lo consiguió después de dos intentos fallidos por parte del Reino Unido, en 1963 y 1967, por el veto de Francia a causa de las dudas del entonces presidente Charles de Gaulle sobre el compromiso británico con el proyecto europeo.

Desde aquel ingreso visto como símbolo de progreso, el vínculo británico con Europa tuvo momentos difíciles para distintos primeros ministros. David Cameron dimitió tras el referéndum del 2016 y Theresa May se vio forzada a renunciar ante la imposibilidad de reunir los apoyos suficientes en el Parlamento para sacar adelante un acuerdo sobre la retirada británica del bloque europeo.

La desconexión, no obstante, no es una sorpresa. El Reino Unido se mostró siempre reticente a una mayor integración europea, sobre todo política y monetaria, hasta el punto de que consiguió mantener su libra esterlina y quedar fuera de la divisa comunitaria.

Para Boris Johnson, artífice de la campaña a favor del Brexit en el referéndum de 2016, la salida de su país de la UE no implica el abandono de los vínculos con Europa.
"Cultural, emocional, histórica, estratégica y geográficamente, este país seguirá unido a Europa", dijo Johnson tras sellar el acuerdo con la UE la pasada Nochebuena.