Internacionales

En Francia, jovenes desafían al Covid y hacen fiesta clandestina con más de 2 mil 500 personas

Aunque el país se enfrenta al a amenaza de un repunte de contagios, los asistentes acudieron sin cubrebocas.

En Francia, jovenes desafían al Covid y hacen fiesta clandestina con más de 2 mil 500 personas

Unos dos mil 500 franceses y del extranjero se reunieron en el noroeste de Francia para celebrar clandestinamente el Año Nuevo en una enorme fiesta que la policía no pudo evitar, a pesar de que el país se encuentra bajo la amenaza de un nuevo brote de covid-19. Frente al lugar del evento, los vehículos registrados que provenían de Francia todavía estaban estacionados, pues muchos de los participantes seguían presentes, a menudo sin cubrebocas, mientras la música tecno aún se oía ruidosamente.

Un helicóptero sobrevoló la zona, pero no se veía ningún policía cerca de los hangares donde se desarrollaba la fiesta, en un lugar llamado Courbouton, en la localidad de Lieuron, al sur de la ciudad de Rennes, en el departamento de Bretaña.

Francia decretó una Nochevieja del 31 bajo toque de queda, por lo que policías intentaron "impedir esta instalación". Sin embargo, "enfrentaron la violenta hostilidad de muchos fiesteros", explicó la prefectura del departamento de Ille-et-Vilaine en un comunicado. A raíz de estos enfrentamientos, "un vehículo de la gendarmería fue incendiado y otros tres dañados, al tiempo que a los militares les lanzaron botellas y piedras, que les provocaron heridas leves", especificó el comunicado. Isabelle, de unos 60 años y que vive en una de las casas cercanas a los hangares que estuvieron "en desuso durante unos meses", explicó que la llegada el jueves por la noche fue "espectacular"

En plena epidemia de covid-19 "intentamos hacer lo correcto y cuando vemos lo que tenemos en frente... ¿dónde queda el respeto?", se preguntó. Francia está bajo la amenaza de un nuevo brote de la epidemia, pues de acuerdo con las últimas cifras hubo más de 20 mil contagios en 24 horas, según la oficina de sanidad del país. Según la prefectura, el viernes por la mañana el número de "fiesteros" se estimaba en 2 mil 500, "provenientes de diferentes departamentos y del extranjero" y "se ha instalado un gran dispositivo de gendarmería para proteger los alrededores del sitio y las rutas de tráfico", teniendo en cuenta que la fiesta todavía no finaliza. Los equipos de rescate están en el lugar para distribuir gel y cubrebocas, "para limitar el riesgo de propagación del virus dentro del evento" que fue prohibido por decreto de la policía, institución que precisó que la fiscalía abrió una investigación por la "organización ilícita de una reunión festiva de carácter musical" y "violencia intencionada contra personas que ostentan el poder público".