Internacionales

El médico de la Casa Blanca anuncia que Trump ya "no representa un riesgo de transmisión" de coronavirus

Trump estuvo casi tres días hospitalizado después de dar positivo en su prueba de coronavirus.

El médico de la Casa Blanca anuncia que Trump  ya "no representa un riesgo de transmisión" de coronavirus

Después de 10 días de que Donald Trump presentara síntomas del nuevo coronavirus, su médico anunció que ya dejó de ser un posible transmisor de la enfermedad.

Un comunicado firmado por el médico presidencial Sean Conley señala que el presidente de Estados Unidos ya no es "considerado un riesgo de transmisión".

"Esta noche me complace informar que, además de que el presidente cumple con los criterios de los CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, agencia estatal de EE.UU.) para la interrupción segura del aislamiento, su prueba molecular de esta mañana demuestra, a través de estándares reconocidos, que ya no es considerado un riesgo de transmisión para otros", indica el reporte emitido por el médico este sábado.

Ahora en el día 10 desde el inicio de los síntomas [...] la combinación de pruebas avanzadas de diagnóstico revelan que ya no hay evidencia del virus replicándose activamente", añade el comunicado de Conley, difundido por la Casa Blanca.

La actividad fue su primera aparición pública desde que salió del hospital militar Walter Reed, donde había pasado casi tres días para tratarse del covid-19.

El presidente, que dice que ya no toma medicamentos contra el covid-19, le dijo a la multitud que se "sentía muy bien".

Confusión

Desde que se conoció el contagio, el jueves 1 de octubre, los reportes médicos y del equipo de asesores de la Casa Blanca generaron confusión por la discrepancia en la información sobre estado de salud del mandatario.

Otro episodio que provocó polémica fue la salida de Trump del hospital militar Walter Reed, donde se encontraba internado, para saludar a los seguidores que se habían reunido en los alrededores.

Sucedió el domingo pasado y las cámaras de los medios registraron el momento en el que el mandatario saludaba a la gente desde una camioneta en la que se encontraban al menos dos personas más.

Las críticas apuntaban a que Trump podía haber puesto en riesgo de infección a los agentes de seguridad que lo acompañaron.

Según el médico de la Casa Blanca, el presidente de EE.UU. recibió un tratamiento con el antiviral remdesivir, el coctel de anticuerpos conocido como regeneron, y también el esteroide dexametasona.