Entretenimiento

Críticas por el concierto de Raphael que reunió 5.000 espectadores en Madrid

5.000 personas han celebrado en el Wizink Center de Madrid los 60 años de la carrera de Raphael, un aniversario que hace solo unas semanas motivó el lanzamiento del disco 'Raphael 6.0'

Críticas por el concierto de Raphael que reunió 5.000 espectadores en Madrid

Ni la pandemia ha impedido que Raphael volviese por Navidad un año más al principal escenario de la capital española, el Wizink Center, y no con un perfil bajo, sino con un concierto con todo vendido al que han asistido 5.000 personas. El recital, que se repetirá este domingo, ha desatado las críticas en las redes sociales por el número de espectadores y las nuevas restricciones durante las fechas navideñas para atajar la segunda ola del coronavirus.

"Qué felicidad más grande tenerles enfrente. Esta noche es muy importante para mí y sé que para muchos de ustedes también, que esto empiece a rodar", ha certificado el protagonista de la noche ante un sentimiento generalizado y una panorámica del recinto que alentaba la esperanza de recuperar la vieja normalidad.

El WiZink Center ha asegurado este domingo en un comunicado que se cumplieron todas las medidas exigidas para la celebración del evento, e incluso, se duplicó el espacio obligatorio entre butacas.El teatro sale al paso así de la polémica generada en las redes sociales sobre la decisión de celebrar un evento multitudinario en un espacio cerrado cuando se acaban de restringir las reuniones familiares a seis personas de dos núcleos diferentes.

El comunicado también señala que el WiZink "se abrió para la ocasión extremando las medidas de seguridad sanitaria para iniciar así la recuperación de la música en vivo, trasladando a la sociedad el mensaje de que la cultura es segura". El concierto recordó a las grandes noches de Raphael en este recinto, aunque la situación provocada por la covid-19 hizo que, salvo su música, todo fuese muy distinto a otras citas del artista de Linares en la capital, entre otras cosas, señala la nota, porque "Raphael hubiese llenado el aforo".

n plan establecía, "y así se hizo -afirma el WiZink-, que el recinto se iba a sectorizar, estableciendo módulos diferenciados de gradas: Goya, Felipe II, Fuente del Berro y pista, para limitar la movilidad de las personas", a cada uno de los cuales se entraba por puertas diferentes.Asimismo, explica el comunicado del teatro, "los cerca de 300 profesionales que trabajaron en la organización, horas antes de comenzar el concierto se sometieron a un test de antígenos para garantizar su estado", datos que fueron incorporados al fichero de los test que está realizando la Comunidad de Madrid.