Columnas

Tras las elecciones de Hidalgo y Coahuila ¿Existe alguna campaña de persuasión que supere a la dádiva?

Invertí varios años de mi vida estudiando sobre comunicación y persuasión, trabajé para varios candidatos y partidos políticos, con algunas personas empezamos desde cero: "Párese derecho, sonría al hablar, lea para que pueda expresarse mejor, póngase un lápiz debajo de la lengua...", con algunos partidos también: "desvincúlate de ese personaje, incide sobre este tema, tómalos como bandera, hagamos este mensaje, digámoslo así, usemos esta música, pongamos aquí la cámara, acompañemos el mensaje de estas emotivas imágenes...". Pensé que los consultores políticos teníamos una razón de ser, hasta que aparecieron las "tarjetas de Soriana de EPN", las promesa de bajar la gasolina y las becas del Banco del Bienestar ¿Vale la pena hacer campaña? ¿Puede uno competir contra la compra de votos?

Tras las elecciones de Hidalgo y Coahuila ¿Existe alguna campaña de persuasión que supere a la dádiva?

De la elección de Hidalgo y Coahuila se siguen desprendiendo pruebas, con más o menos solidez, que demuestran que el PRI de hoy volvió a ser el PRI de siempre. El añejo método de dirigir la tendencia del voto una noche antes y el día de la elección, permitió que "Alito" celebrara el triunfo del PRI tan pronto se publicaron los primeros resultados de salida, la tendencia era irreversible.

Dejemos de lado que el INE se muestre incompetente ante las evidencias, no anularán una elección aunque haya una fila de personas que aceptaran que el recibieron 400 pesos por sus votos tras mostrar la foto que tomaron con su celular de la marca sobre en nombre del candidato o candidata priista; no hablemos de que es el mismo INE que invalidó la solicitud del partido México Libre por no poder comprobar ingresos por aportaciones que apenas superaban el millón de pesos, el organismo  que será incapaz de validar las pruebas que certifican que a la mayoría de los que votaron por el PRI se les transportó en un taxi por el que ellos no pagaron y que una noche antes, también recibieron despensas con alimentos básicos; para ganar cada distrito de Coahuila e Hidalgo. Nadie podrá probar que al PRI le costó 8 millones de pesos ganar cada distrito y sí ¡Arrasaron!

Estas líneas no se tratan de lamentar que la democracia murió, porque sucedió hace mucho tiempo, el tema de esta columna, va más bien dirigido a lo eficiente o no que resultan las campañas, sobre su utilidad o inutilidad en esta época en la que Morena quiere comprar "fans" con becas y apoyos a una gran base improductiva, aunque para eso tenga que jalar dinero de donde sea (fideicomisos, empresarios evasores, narcotraficantes incautados, narcotraficantes que hacen aportaciones voluntarias, afores, incrementos de deuda pública, etcétera).

Las campañas ahora son más cortas (hecho que se agradece), sin embargo, llama mucho la atención que la estrategia de Morena tuvo un tiempo tan limitado, lo que demuestra que el electorado cada vez es menos fiel. Ya no importó si reciben beca o apoyo monetario del Banco del Bienestar, aparentemente la gente lo percibe ya como una obligación del gobierno y no como dinero que llega a sus manos por la benevolencia del mesías; muchos de esos votantes, encontraron la alternativa de ganarse otros 400 pesos y la tomaron. En esta época en que la pandemia ha hecho tan complejo que una base muy pobre de nuestra sociedad tenga una alternativa para poner algo de pan en la mesa, sus necesidades los hacen más maleables. En las colonias populares se corre pronto el rumor de que alguien está pagando 400 pesos por cada voto y lo demás es historia ¡Arrasamos! ¡Renacimos! Dijo "Alito".

Desde ya, es visible el peligro, las elecciones volverán a ser limpias hasta que alguien logre erradicar el dinero ilegítimo de ellas. Muy pronto tendremos personas pidiendo dinero por casi cualquier cosa que involucre su participación.

¿Y las campañas? ¿Qué va a pasar con los que nos dedicamos a generar mensajes creativos y estrategias de persuasión? ¿Qué tan útil es asesorar a un candidato para que mejore su capacidad de comunicar y conectar con su auditorio? ¿Las inversiones en redes sociales? La guerra por generar un mensaje que impacte, que se quede en la mente del votante, que despierte su conciencia. Siente frente a usted a tres votantes de esos que recibieron los 400 pesos este domingo, pregúnteles de tres elementos (sencillos) que recuerden de la propuesta del candidato por el que votaron, le aseguro que la mayoría no reconocerían al candidato ganador si se lo encontraran de frente en el supermercado.

"¡Arrasamos!" ¿A qué costo? Antes era una torta, una gorra y una playera, después 200 pesos, ahora fueron 400 mas el taxi ¿Cuál es el futuro de las elecciones en México? ¿Tienen sentido las campañas?